Scroll to top

¿Qué es y para qué sirve la cuenta T en contabilidad?

Cuentas T en contabilidad

Seguramente te resulta familiar el concepto de cuenta T en contabilidad, lo habrás escuchado una que otra vez, pero ¿sabés qué es y por qué es de gran ayuda para vos como autónomo o para la contabilidad de una pyme? Para despejar estas y otras dudas sobre este concepto, acá te compartimos este post con todo lo que debés conocer al respecto. ¿Listo para comenzar? ¡Vámonos!

¿Qué es y para qué sirve una cuenta T?

Cuando hablamos de una cuenta T nos referimos al método para registrar los diferentes hechos económicos de un negocio. Se trata de una de las herramientas contables más utilizadas para organizar, clasificar y entender el comportamiento de las cuentas.

En una cuenta T se distinguen diferentes elementos, como: el nombre de la cuenta registrada, el saldo y las dos columnas del DEBE y el HABER.

El DEBE se registra en el lado izquierdo de la cuenta para indicar lo que entra al negocio. Si la suma de este es mayor a la de los créditos, significa que tenés un saldo deudor en las cuentas contables. En cambio, el HABER se ubica en el lado derecho para reflejar todo lo que sale de la empresa. Si la suma de los créditos es mayor que la de los débitos, el saldo es acreedor.

  Cuenta T

                           Nombre de la cuenta                   

DEBE HABER
Saldo Saldo

 

IMPORTANTE:La información que registres también dependerá del tamaño de la empresa y la magnitud de operaciones que realices en determinado período.

La partida doble en las cuentas T

Básicamente, una cuenta T es la representación gráfica del sistema de partida doble. En este se registra dos veces cada movimiento, afectando dos cuentas al mismo tiempo. La partida doble se basa en un principio básico: todo hecho económico se origina en otro hecho de igual valor, pero de naturaleza contraria.

  • Otros de los principios que sustentan este método son los siguientes:
  • Entre los asientos contables, todo lo que entra debe ser igual a lo que sale
  • Si hay un deudor (el que recibe), quiere decir que también existe un acreedor (el que entrega)
  • Cuando una cuenta da, existe otra cuenta que recibe
  • Lo que poseemos siempre se lo debemos a alguien, incluidos nosotros mismos

Aprovechá también para leer nuestro post sobre el libro mayor, una herramienta que te ayudará a controlar la contabilidad de tu negocio.

El ERP más completo de Uruguay

Conceptos básicos de contabilidad que debés dominar

Antes de seguir con las cuentas T, abordaremos algunos conceptos básicos sobre contabilidad para que vos sepas cómo hacer tus registros correctamente.

Activo

Los activos son los bienes que una empresa posee y por medio de los cuales obtiene beneficios a futuro. Algunos ejemplos de activos son:

  • Corriente o circulante
  • No corriente o fijo

Asientos contables

Es la anotación que se hace en el libro de contabilidad de la empresa con el fin de reflejar los hechos económicos y las entradas o salidas relacionadas con su actividad. Dicha anotación se realiza siguiendo el sistema de partida doble, en el que intervienen dos cuentas: el DEBE (aumento) y el HABER (disminución).

Costo

Un costo hace parte directa del proceso de producción. Estos están relacionados con gastos como: materias primas, mano de obra y costos de fabricación.

Gastos

Son recursos que se usan para garantizar la operación de una empresa en su conjunto. Acá se incluye todo lo destinado a la distribución o promoción de bienes y servicios producidos. En consecuencia, estos pueden ser:

  • Administrativos
  • De ventas
  • No operacionales

 

Ingresos

Entradas económicas provenientes directamente de la actividad comercial, sumando al patrimonio de la organización.

Pasivo

Son aquellas obligaciones y deudas asumidas por una empresa con terceros. Las 3 principales clases de pasivos son:

  • Patrimonio neto
  • Pasivo no corriente o deudas a largo plazo
  • Pasivo corriente o deudas a corto plazo

Patrimonio

El patrimonio es la totalidad de los bienes, obligaciones, derechos y capital de la empresa; este puede ser propio o heredado y deja ver la situación de los recursos financieros de la misma.

Saldo

Es la diferencia entre el DEBE y el HABER. Este puede ser de dos tipos:

  • Saldo deudor
  • Saldo acreedor

Libros contables

Son los documentos que respaldan todas las operaciones dentro de una empresa. Los registros contables más usados son: libro diario, libro de inventario y cuentas anuales, entre otros.

Cuentas

Son una herramienta que posibilita el registro de manera cronológica de todos los movimientos financieros y contables que ocurren en una empresa o entidad, mostrando con detalle el origen y el destino de los recursos. Dichos movimientos se organizan como débito o crédito, según el tipo de transacción.

¿Querés asegurar la estabilidad financiera de tu negocio? Acá te traemos 3 consejos que te ayudarán a lograrlo.

Cuentas T

Aprendé a registrar tus asientos contables siguiendo estos pasos

Ahora, ¿cómo podés llevar un registro ordenado de tus ingresos y gastos? ¡Fijate en las claves que te damos acá!

1. Creá el esquema la cuenta

Para empezar, vas a organizar los elementos que componen una cuenta T. Recordá que estos incluyen:

  • Nombre de la cuenta
  • El lado del DEBE (en la parte izquierda)
  • El lado del HABER (en la parte derecha)
  • Saldo

2. Registrá en la cuenta correspondiente

Consigná todas las transacciones de tu negocio según el tipo de cuenta. Para ello, debés tener en cuenta que:

  • Los activos y los gastos son de naturaleza deudora, por lo que deben estar en la columna del débito.
  • El capital e ingresos son de naturaleza acreedora, y sus variaciones deben registrarse en la columna del crédito en la cuenta T.
  • Restá los débitos con los créditos para obtener el saldo final.
  • Todos los movimientos tenés que registrarlos en orden cronológico, es decir, en la fecha en la que se generaron.

3. Confirmá que las operaciones se han registrado correctamente

Verificá que la suma del DEBE y el HABER son iguales; que el saldo del saldo deudor es igual al total de las cuentas del saldo acreedor y que no hay descuadres.

¿Viste qué fácil? Ahora tenés una base para poder ir registrando tu información contable, según las operaciones que realices en tu negocio.

Software para pymes

Controlá y registrá las operaciones de tu empresa con un software en la Nube

Gracias a los avances tecnológicos, ahora podés acceder a métodos más sencillos para controlar tu contabilidad y reducir el tiempo que pasás ingresando los datos o calculando los valores. Uno de ellos es Memory Conty, un software en la Nube con el que podés llevar las cuentas de tu negocio de una forma fácil e inteligente y también:

Facilita tus procesos

Nuestro software ordena y actualiza automáticamente toda la información de tu negocio, por lo que no tenés que ejecutar procesos de cierre y de generación de datos. Además, te brinda la posibilidad de crear planillas, cuadros y gráficos para un análisis eficiente de los datos.

Te brinda calidad y seguridad

La información contable de tu empresa siempre estará almacenada y encriptada de forma segura en la Nube, para que accedas desde cualquier lugar.

Ahorras tiempo y dinero

Por medio de nuestro software especializado, reducís las horas que invertís al crear tus registros, y además, evitás los errores causados por la entrada manual de la información.

Analizá e interpretá de manera eficiente las actividades económicas de tu empresa con estos indicadores. Hacé clic acá para descubrirlos.

¡Llegaste al final! Esperamos que este post haya sido útil para vos. Conocé más de lo que Memory te ofrece y recibí el apoyo necesario para que tu empresa siga creciendo.

Software Administrativo en la Nube Memory

Publica un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.